un médico brasileño conocido por el apodo de “Doctor Bumbum“, se presenta en uno de los muchos videos que solía publicar en sus redes sociales para mostrar su rutina de trabajo.“Me piden ser menos irreverente, hablar como otros médicos hablan por aquí, más despacio, haciendo menos caras (… ) sin contar chistes, pero voy a decirles algo, un burro viejo no aprende trucos nuevos”, dice en otra de las grabaciones donde responde preguntas de sus seguidores.

Pero este martes, los perfiles de Furtado en Instagram y Facebook que sumaban casi un millón de seguidores fueron eliminados.

El cirujano plástico está prófugo de la justicia.

Fuente y ampliación de la noticia, cortesía BBC Mundo